¿Un nuevo perro llega a casa? Ideas y consejos.

>, Perros>¿Un nuevo perro llega a casa? Ideas y consejos.
  • nuevo cachorro llega a casa

¿Un nuevo perro llega a casa? Ideas y consejos.

Cachorros, adultos, adoptados, rescatados, comprados… Introducir un perro en la familia es algo muy especial y por supuesto todos queremos hacer las cosas bien desde el principio. Para nosotros eso significa crear un fuerte vínculo con nuestro nuevo mejor amigo, algo que como en toda relación necesita de cierto tiempo. Si quieres algunas ideas que te ayuden a hacer las cosas bien una vez que el nuevo perro llega a casa y consejos para reforzar vuestro vínculo desde el primer día, echa un ojo a este artículo.

Buenas ideas y consejos cuando un nuevo perro llega a casa.

Un perro puede llegar a formar parte de tu familia de muchas formas, puede que sea un cachorrito recién comprado, puede que sea un perro adoptado de cualquier edad, quizá haya tenido un pasado turbulento… En todo caso existen una serie de ideas generales que os mostramos a continuación que pueden ser empleadas a nivel general para cualquier perro. Al final del artículo os daremos algunos consejos más específicos para casos concretos, como cachorros o perros rescatados, que os pueden servir como añadido a esta primera parte.

1. Da tiempo al perro

Cuando el perro llegue a casa dale tiempo para que vaya a su ritmo. Deja que asimile tranquilamente toda la vivienda y que conozca progresivamente a todos los miembros de su nueva familia.

A algunos perros les lleva un tiempo adaptarse a su nueva realidad, es algo normal que de hecho suele resultarles agotador. Si tu perro viene de un criadero o de una protectora, posiblemente sea la primera vez que esté en un sitio tan calmado y libre de estrés y ruidos, un entorno totalmente nuevo para ellos.

Los primeros días deben ser tranquilos, no debes sobreestimular al perro. Si muestra inseguridad en la casa puedes ayudarle (no forzarle) para que experimente por sí mismo, y si acude a ti en busca de ayuda o afecto por supuesto debes proporcionárselo.

Normalmente hasta que no pasan al menos un par de días el perro no va a comenzar a mostrarse tranquilo y confiado. Es un proceso de cambio que puede resultar bastante estresante para el perro así que trata de hacer que se sienta lo más confortable posible manteniendo las cosas calmadas y positivas.

2. Da espacio al perro

El perro debe tener una zona acondicionada para él, con una buena cama donde pueda descansar cuando quiera, agua, juguetes,etc. Hasta que se adapte a su nueva rutina es normal que el perro quiera retirarse y descansar de forma frecuente.

Algunos perros querrán jugar contigo desde el primer día, otros necesitarán algo más de tiempo. Si es el caso de tu perro, prueba a ofrecerle algo que pueda hacer por sí mismo, como un hueso de morder o un juguete interactivo. Esto ayudará a que el perro entienda que de tu mano vienen cosas maravillosas y que además no le fuerzas a hacer actividades para las que aún no está preparado. Esto generará confianza en él.

Permite que el perro olfatee por toda la casa, que explore, que conozca y coja confianza. Debe sentirse seguro en su nuevo hogar y especialmente en su espacio, donde podrá descansar si se siente estresado, cansado o simplemente algo sobrepasado por los acontecimientos.

3. ¿Cambio de dieta? Cuidado con los “desajustes estomacales”

Y con “desajustes” nos referimos a diarreas, algo que es común en perros adoptados ya sea por estrés o por un repentino cambio de dieta. Lo ideal es que, allá de donde venga el perro te proporcionen un poco de su comida para que así puedas continuar con su dieta o si quieres hacer un cambio, poder hacerlo de forma progresiva, mezclando la comida.

El estrés causado debido a los cambios que vive el perro pueden provocar igualmente episodios de diarrea. Como te hemos comentado, da tiempo y espacio al perro para que las cosas se vayan ajustando poco a poco. Si la diarrea se mantiene durante varios días, no dudes en visitar a tu veterinario/a.

4. Pérdida de apetito

El estrés del cambio puede producir también que el perro pierda apetito, especialmente en perros algo más tímidos o inseguros que pueden necesitar un tiempo mayor de adaptación. Si esto lo unimos a un cambio repentino de dieta, puede que el perro rechace el alimento durante un par de días.

El perro poco a poco debería volver a entrar en rutina con su nuevo alimento. Si estás en esta tesitura, puedes probar a ofrecerle algo de “alto valor”, como un poco de pollo o jamón york. Lo normal es que el perro lo coma, lo que indica que realmente está bien y simplemente está en proceso de ajuste. Pero si tras uno o dos días en casa el perro no toma este plato especial, sería bueno hacer una visita al veterinario.

5. Bendita rutina

Los perros son animales muy rutinarios, así que cuanto antes adquiera una nueva rutina (la rutina de su nueva familia), mejor. Para ello es buena idea tener claro desde el primer momento cosas como cuándo va a comer y cuántas veces al día, cuándo van a ser los paseos, cuándo las salidas para sus necesidades, horarios de despertarse, dormirse, etc…

Todos queremos pasar todo el tiempo posible con el perro durante los primeros días, y está genial. Pero debes intentar introducir esa rutina lo antes posible para “normalizar” el día a día del perro, incluyendo algunos momentos en los que se quede solo.

Una rutina consistente puede ayudar mucho al perro a habituarse a su nueva familia y le otorga al perro seguridad ya que le enseña qué esperar en cada momento.

6. Supervisa al perro

Si tienes dudas de cómo va a reaccionar tu perro al quedarse solo deberías hacer una prueba antes de que llegue el momento en que sea absolutamente necesario. Limitar su espacio inicialmente a una habitación puede ayudarte. En este sentido introducir una jaula o transportín de forma amable al perro para que lo tenga disponible en esa habitación puede serte útil.

Algunos perros, especialmente los procedentes de adopciones, pueden tener problemas de ansiedad al quedarse solos. Si sospechas que puede ser tu caso, deberías tomar precauciones extra en este sentido para prevenir la aparición de ansiedad por separación.

7. Los accidentes pasan

Concretamente nos referimos a los accidentes “higiénicos”. Es muy normal en cachorros pero también en perro adultos. No esperes que de forma automática encaje sus necesidades con tus horarios, por lo que cuenta con que tengas que limpiar como mínimo algún pis durante las primeras dos semanas.

Puede que el perro esté habituado a otra serie de horarios o frecuencias de salidas, puede que el cambio de dieta o de rutina de alimentación haga que ingiera mucho agua, o puede que simplemente no reconozca tu suelo de parqué como algo que no debe ser usado como wc. En todo caso, si esto ocurre asegúrate de salir frecuentemente para minimizar el número de accidentes.

nuevo perro llega a casa

8. Ten cuidado con los intentos de escape

Mientras no se genere vínculo y confianza, quizá prefieras mantener al perro atado en las primeras salidas. Algunos perros tienen tendencia a intentar escapar en los momentos iniciales en que se encuentran en nuevos entornos.

Mientras os váis conociendo y trabajando una buena llamada, puedes utilizar correas largas para dar más libertad al perro pero mantenerlo semi-atado. Mejor eso que no fiarse de zonas caninas con vallas, ya que posiblemente no sepas todavía qué altura es capaz de saltar tu perro o qué habilidades tiene a la hora de hacer hoyos por debajo.

Y si tu perro está estresado o se muestra temeroso, deberías prestar especial atención a esto.

9. Cuidado con sobreexponer al perro

Es normal que queramos enseñar nuestro nuevo miembro de la familia a todo el mundo, llevarlo a todos los sitios y presentarle a todos los perros del barrio… pero cuidado. Algunos perros pueden verse algo sobrepasados si el nivel de estímulos es demasiado alto, y esto incluye desde la nueva casa, personas y perros hasta el nuevo collar o arnés. Quizá no pensamos demasiado en ello pero si notas que tu perro muestra señales de no estar agusto, ve más despacio. Déjale opciones para que él decida si quiere conocer o prefiere retirarse a descansar. Hay tiempo de sobra para ir al parque, presentarle a otros perros y lo que quieras, pero primero debe ganar confianza en casa y con la familia.

10. Paciencia

Ponte en lugar del perro: en un nuevo lugar, rodeado de gente extraña que no habla tu idioma y con otras costumbres… Seguro que en esa situación agradecerás cualquier tipo de apoyo ¿verdad? Pues tu perro te lo agradecerá igualmente.

Tómate las cosas con calma y pónselo fácil al perro. Unos necesitan más tiempo que otros, pero al final el vínculo florecerá entre vosotros.

11. Sé consistente con las normas

Ser claro y consistente ayuda mucho al perro a la hora de entender las extrañar normas y costumbres que tenemos los humanos, y esto es algo a tener en cuenta tanto a nivel individual como familiar. Todo el mundo en casa deberá tener claro qué se puede hacer con el perro y qué no, qué cosas se van a premiar y cómo. Una de las mejoras formas de confundir y frustrar a un perro es que tenga diferentes normas en función de quien esté en casa.

Si quieres que el perro no se suba al sofá, asegúrate que sea así desde el primer día. No es nada justo para el perro que una persona en casa le regañe por hacer algo que otra persona le refuerza. Una idea fácil y práctica es hacer una lista de todas estas normas y colocarla con un imán en la nevera.

Crear un buen vínculo con tu perro pasa por ser consistente. Ojo, no confundir esto con tener mano dura, en absoluto, el objetivo es ser muy claro para que el perro entienda ciertas normas básicas.

12. Jugad juntos

Una de las mejores formas de crear vínculo con tu nuevo perro es mediante el juego social. Como te hemos dicho, algunos perros querrán jugar desde el minuto 1 al llegar a casa, otros necesitarán un poco más de ayuda. Noy hay que tener prisa en esto.

Lo ideal es comenzar por cosas simples y divertidas: usa algo que el perro pueda morder, lanza algún juguete apropiado al perro a ver si lo persigue y te lo trae… Si no sabe muy bien qué hacer, hazlo tú y que el perro te observe.

Puedes jugar con él con pelotas o frisbees (esto te lo recomendamos en el exterior), a buscar y encontrar premios de comida (tanto dentro como fuera de casa), un juego suave con mordedor (tirar y luchar) o puedes usar juguetes interactivos tipo kong.

13. Compartid también momentos de tranquilidad

En una conversación en un seminario con Oscar Murguía, una persona que sin duda sabe de perros, nos dijo algo muy simple a la vez que valioso. Él tiene border collie de trabajo (pastoreo), perros muy enérgicos, activos e inteligentes, pero aun así muy tranquilos. “Yo soy un tío tranquilo, quiero que mis perros sean también tranquilos. No me sirve de nada tener el mejor perro pastor del mundo si después no puedo estar tranquilamente sentado con él”.

No todo tiene que ser fiesta, actividad y desenfreno, especialmente dentro de casa. Invita a tu perro a tumbarse contigo en el sofá o siéntate en el suelo para que apoye su cabeza sobre ti, mientras le ofreces un suave masaje.

Estos momentos de calma compartida son fantásticos, un tiempo de alta calidad que favorece el vínculo. Sin duda deberías introducir en tu rutina diaria un momento así, antes de dormir por ejemplo.

14. Haced ejercicio juntos

Es bueno para el perro y para ti, y una forma fantástica de compartir tiempo de calidad al aire libre. La actividad física puede ir desde un paseo por el vecindario hasta actividades tipo canicros, natación en un embalse o río, o la práctica de alguna actividad deportiva tipo agility.

Y si el tiempo no acompaña, hay muchas formas en las que puedes dar actividad física y mental a tu perro de puertas para dentro, como te contamos aquí.

Un nuevo cachorro llega a casa

¿Y si tienes un nuevo cachorrito que llega a casa? Debes tener en cuenta todo lo que te hemos contado hasta ahora, pero siempre teniendo en cuenta que hablamos de un “bebé”. ¿Qué significa esto? Pues que una parte importante de su carácter y cómo se relacione contigo dependerá de lo que pasen en sus primeras semanas de vida. Por ello debes empeñarte en hacer todo lo mejor posible y construir unos buenos cimientos para un vínculo que durará toda la vida.

Infografía Etapas del Cachorro

Conoce lo más importante a tener en cuenta en la etapa de cachorro: socialización, vacunas, etc… todo junto en una infografía imprimible… Descárgala GRATIS.

Algunos consejos específicos que debes tener en cuenta cuando un nuevo cachorro llega a casa son los siguientes:

1. Háblale

No importa que el perro no entienda qué le dices (eso vendrá con práctica y entrenamiento), pero sí entenderá tu tono al hablar. Hasta que no tengáis trabajado un adecuado código de comunicación, el perro podrá entender una parte importante de lo que dices solo por la forma en que lo dices.

2. Haz contacto visual con él

Dependiendo del contexto, el perro puede evitar establecer contacto visual directo con otro perro (como señal de calma) o con otro animal del que esté asustado o le provoque inquietud. Como este no es tu caso, te animamos a que trabajes esta conducta ya que será una parte muy importante en vuestro vínculo, ya que está demostrado que mirarse a lo ojos con tu animal libera oxitocina (la hormona del amor) en ti y en tu perro. ¡Es como estar enamorado!

3. Dale de comer

La comida es uno de los principales recursos para el perro por lo que podemos usarlo de forma adecuada para que favorezca nuestra relación y creación de vínculo. Lo que te recomendamos es que no dejes comida a libre disposición del animal, sino que calcules la ración adecuada a su edad y se la pongas delante. Tras un tiempo en que le permitimos comer, retiramos el plato, no importa si se ha terminado todo o no. De esta forma obtendremos varios beneficios. Por un lado, a nivel de vínculo el animal entenderá que la comida siempre viene de ti, cosa que tendrá muy en cuenta. Además esto te ayudará a establecer las tomas de comida dentro de una rutina haciendo a la vez lo mismo con la digestión del perro y su momento de “ir al wc”.

Tienes que tener en cuenta que hablamos de un cachorro, para el que una correcta alimentación es algo crucial en su crecimiento, por lo que si aprecias que no come lo adecuado deberías consultar a tu veterinario.

4. No te olvides de un manipulado agradable

Seguro que no hace falta que te pida que acaricies a tu cachorrito para que tengas que hacerlo 🙂 Pero ya puestos, podemos sacarle un buen partido. El “afecto físico” es una parte importante en el vínculo, así que preocúpate de averiguar qué tipo de contacto y dónde le gusta más al cachorrito. Asegurate de hacer un manipulado agradable y de paso puedes aprovechar para habituar al perro a que le toquen las orejas, las patas, la boca… siempre de forma suave. Esto es algo que el veterinario te agradecerá a la hora de las revisiones.

Un nuevo perro adoptado llega a casa.

Si acabas de adoptar un perro rescatado/abandonado, en primer lugar ¡enhorabuena! acabas de sacar una vida de la calle y las has puesto a tu lado, es algo maravilloso.

Al igual que en resto de casos hay que ponerse manos a la obra para que el animal se acomode en su nueva casa y familia.

nuevo perro adoptado llega a casa

En estos casos es normal que no tengamos mucha información de la “vida pasada” del animal: es posible se su edad sea estimada, su raza también la saquemos “a ojo” y no mucho más… no sabemos si ha tenido alguna enfermedad, cómo ha sido socializado, etc… Esto sin duda es algo que condiciona el proceso de creación de vínculo. Aquí van algunas ideas a tener en cuenta en este caso concreto, además de todo lo que ya te hemos dicho.

1. No te generes falsas expectativas

Introducir un perro nuevo en tu vida es toda una experiencia que necesita su tiempo, pero en este caso más aun. Tu nuevo perro estará desorientado: nuevo lugar, nuevos olores, nueva gente… y todo ello sin conocer qué experiencias previas ha tenido el animal. Por lo tanto ten paciencia, el perro necesitará pasar por un proceso de ajuste que puede durar desde días a semanas.

Durante este tipo el perro podrá mostrar diferentes emociones: posiblemente estará estresado (como los humanos), quizá también pueda mostrar ansiedad, hiperactividad, inseguridad… No te preocupes demasiado, será necesario que pasen varias semanas hasta que puedas ver al perro que realmente tienes. En ese periodo irás descubriendo las particularidades del carácter de tu nuevo compañero, que desde luego serán únicas y puede que quizá no lo que te esperabas, pero no importa porque ahora sois familia.

2. Gánate su confianza

El vínculo se genera a partir de la confianza y hasta que el perro no confíe en ti no va a sentirse seguro en su nueva casa, por lo que debes hacer lo posible por ganarte la confianza de un animal que, dependiendo se su pasado, quizá no se fíe mucho de las personas.

Un poco más arriba te hemos hablado de cómo usar la comida para favorecer el acercamiento del perro, en este caso es más importante. Si es necesario hasta puedes dar de comer al perro directamente de tu mano en lugar de usar un comedero. Mientras lo haces puedes hablarle suave y relajadamente, y si él te lo permite, acariciarle suavemente. La comida estimula los centros de placer del cerebro, por lo que alimentarle de esta forma favorecerá que relacione tu voz, tu olor y tu presencia con cosas placenteras.

Puedes hacer esto siempre lo primeros días y después pasar a hacerlo algunas veces a la semana (para asegurarte de que también puede comer él solo desde su comedero).

3. Daros tiempo para conoceros

Pasad tiempo juntos, observa, dad paseos tranquilos, jugad juntos… Poco a poco os iréis conociendo uno al otro, cada uno con su forma de ser, sus “manías”, sus inseguridades, sus preferencias a la hora de jugar o relacionarse con otros.

4. Da oportunidad de que use la nariz

Estimular el olfato del perro es una de las mejores ideas a tener en cuenta en casa. Si tienes un perro con alta energía te ayudará a canalizarla, y si tienes un perro inseguro le ayudará enormemente en el proceso de adaptación. Hacer juegos de olfato en casa ayudará al perro a conocer más rápidamente su entorno y ajustarlo de forma positiva. Muchos perros, bien por falta de costumbre o por problemas emocionales, tendrán problemas para mantener una buena rutina de olfato. Si es el caso no ceses en ello, simplemente ve despacio y ajusta los juegos al nivel del perro de forma progresiva.

5. Visita a un especialista en comportamiento

Cuando hayan pasado algunas semanas y el perro se sienta bien y confíe en tí, no está de más visitar a un especialista en comportamiento canino para presentarle al perro y hablar de todas esas pequeñas cosas que te “mosquean” de su comportamiento. Como ya hemos comentado, en la mayoría de los casos no sabemos cómo se ha socializado el perro, si ha tenido algún trauma, o quizá durante las primeras semanas has percibido algún tipo de reacción negativa del perro. Un profesional podrá evaluar esas conductas y asesorate en cómo dirigirlas para asegurar que no aparezcan problemas mayores. Tómate esto como parte se la creación de vínculo con tu perro, ya que tú debes estar ahí para ayudarle a superar cualquier miedo o problema que aparezca por el camino.

¿Has incorporado un perro recientemente a tu familia? ¿Has pasado ya por esta experiencia antes? Comparte con nosotros tu experiencia! Déjanos tus comentarios.

Si te ha gustado el artículo, compártelo con tus compañeros y amigos. Además quizá te interese unirte a la comunidad de Ágora Animal para estar al tanto de todo lo que hacemos y publicamos (y de paso llevarte un regalo de bienvenida).

2018-01-02T12:27:11+00:00 02/01/18|Educación canina, Perros|0 Comments

Leave A Comment