Qué debes saber sobre comunicación canina

>, Perros>Qué debes saber sobre comunicación canina
  • Comunicación Canina

Qué debes saber sobre comunicación canina

¿Crees que los perros se comunican con nosotros? Evidentemente, la respuesta es sí, lo hacen constantemente para indicarnos sus emociones, sus intenciones, su nivel de estrés, etc. La pregunta que debes hacerte por tanto es, ¿eres capaz de entender lo que tu perro te comunica? En este artículo vamos a explicarte lo mínimo que debes saber sobre comunicación canina.

¿A qué llamamos comunicación canina?

Nos referimos comúnmente a la comunicación canina como aquel sistema de comunicación que los perros utilizan como especie para comunicarse con otros perros y con otras especies, incluidas las personas. Esta frase anterior contiene dos ideas importantes:

En primer lugar, se trata de comunicación a nivel de especie, es decir, que realizan todos los perros y que entienden todos los perros. Esto en general es así, aunque bien es cierto que pueden existir individuos que bien no entiendan adecuadamente el lenguaje o no sepan expresarse como se esperaría (debido a carencias durante su socialización, por ejemplo, o algún tipo de problema de comportamiento). Salvo casos en los que exista alguna razón de este tipo, podemos esperar que todo perro sepa comunicarse en mayor o menor medida.

En segundo lugar, el perro utilizará este tipo de lenguaje para comunicarse también con otras especies, ya que es el idioma que sabe. Si tú viajas a Japón y no tienes ni idea del idioma local, hablarás en español, quizá gritando más o haciendo más gestos, pero en definitiva solo puedes emplear el idioma que sabes para intentar comunicarte. Esto es importante ya que tu perro en muchas ocasiones intenta comunicarse contigo y claro está, si no entiendes “su idioma”, mal vamos… el perro no va a encontrar en ti en referente que busca, afectando al vínculo existente en la relación, algo que para nosotros es sumamente importante.

Entonces, ¿esto quiere decir que debes ponerte a escuchar ladridos para ver qué significan? La verdad es que no. Las personas utilizamos principalmente el lenguaje hablado pero en el reino animal tiene preferencia el lenguaje gestual. Seguro que alguna vez has visto algún documental en que algún animal realiza una especie de danza para cortejar a una hembra, por ejemplo. Si lo piensas, a lo largo del día un perro puede ladrar muy poco (o nada), pero eso no significa que no se esté comunicando.

Lo que queremos por tanto es que aprendas a identificar la comunicación que lanza tu perro ya que eso te permitirá entender su comportamiento, sus emociones, sus necesidades y sus intenciones, pudiendo adaptarte a cada momento para ayudarle, cosa que tu perro valorará muchísimo.

Casi seguro que has experimentado (tú o en un entorno cercano) esa sensación de frustración al tener un bebé en la casa, que llore y que no sepas por qué… Podríamos establecer un paralelismo con el perro: quizá ese comportamiento tan extraño que ha empezado a realizar es porque quiere decirte algo, o quizá está más nervioso debido a que lleva días intentando manifestarnos algo y no somos conscientes de ello. Si quieres avanzar y profundizar en la relación con tu perro, no queda más remedio que conocer su lenguaje. Es así.

La importancia de la comunicación canina

Ya te hemos adelantado la importancia que tiene el poder compartir una buena comunicación con tu perro, pero hay situaciones en las que es más importante todavía el que exista un buen entendimiento entre vosotros.

Una de ellas es si en tu casa además de uno o varios perros viven niños. Posiblemente a éstos les encante jugar con los perros, les lancen pelotas, les persigan y así se pasen las horas muertas… pero, ¿te has preguntado si a tu perro le gusta de igual manera? Desconozco si ya te habías hecho esta pregunta, pero te aseguro que tu perro ya lo ha expresado con total seguridad… la cuestión es si estabas ahí para “escucharle”.

Descarga aquí este ebook gratuito y descubre las 8 razones más comunes por las que los perros de familia pueden morder a los niños.

* obligatorio

Hay muchos perros que están genial con los niños, pero quizá días de visitas, fechas como las navidades o muchos otros factores estresantes que pueden pasar más desapercibidos para nosotros pueden hacer que la “paciencia” del perro se vea mermada (a todos nos pasa). Es por lo tanto fundamental tener la capacidad de observar cualquier señal que pueda lanzarte tu perro que pueda decir “estoy cansado, no me apetece jugar ahora”, “esto no me está gustando demasiado”, o por el contrario “¡cómo me gusta jugar contigo!”. En función del estado del perro podrás, siempre bajo supervisión, permitir el juego o quizá intervenir para detenerlo y buscar un periodo de descanso, regular la intensidad del juego, etc.

Desgraciadamente seguro que has oído casos de perros que han terminado en la perrera (o peor) por malos encuentros con niños. Y en muchas de esas ocasiones habrás oído que “el perro le mordió de repente”. Como profesionales tenemos que decir que existen muy pocas (realmente pocas) ocasiones en las que un perro pueda agredir sin emitir algún tipo de señal previa. Quizá lo que realmente haya ocurrido es que esas personas no estaban preparadas para entender lo que el perro trataba de decir. Y como en tu viaje a Japón, al no encontrar nadie que entienda tu idioma las cosas tienden a decirse más alto y más fuerte, con el riesgo que eso puede conllevar.

Lo mismo podría pasar si tu perro tiene algún tipo de problema de comportamiento, ya sea de reactividad con otros perros o personas, o algún tipo de miedo a determinados ruidos o lugares…. Sin conocer y entender qué está experimentando tu perro difícilmente podrás ayudarle de la forma adecuada. Por ejemplo, hay muchos perros que llamamos “tímidos” que necesitan algo de tiempo o un empujoncito para relacionarse o interactuar con otros perros… Si es tu caso, es imperativo que seas capaz de diferenciar la timidez del miedo, ya que en este segundo caso, aunque trates de ayudarle con toda la buena intención del mundo, al exponerle a aquello que le da miedo puedes empeorar su problema.

¿No merece la pena dedicar algo de tiempo a aprender a comprender mejor a tu perro? Nosotros pensamos que sí. De hecho, creemos que debería ser obligatorio para toda persona que quiera tener un perro.

Ideas fundamentales sobre comunicación canina

¿Sabes lo que son las señales de calma? TODO EL MUNDO que tiene perro debería saber al menos qué son… así que si tu respuesta es no, ¡es hora de ponerse las pilas! Pero no te preocupes porque queremos ayudarte.

En los siguientes párrafos vas a encontrar condensado (muy condensado) las cosas más básicas que deberías entender sobre la comunicación canina. Es un buen punto de inicio que esperamos te sirva y sobre todo te anime a seguir indagando en este tema tan fascinante.

Las señales de Calma.

Llamamos señales de calma a una serie de señales gestuales que los perros utilizan principalmente para apaciguar, mostrar calma y declarar que hay buenas intenciones en la relación social. Son así como unos buenos modales caninos. Los perros las utilizan también para decir que algo les resulta molesto, les incomoda o les estresa, pero a un nivel de intensidad muy bajo. Haciendo un símil en personas sería como si fueras en el autobús y le pidieras a alguien por favor que bajara la música de su móvil, que la lleva muy alta y te molesta.

Las señales de calma son por tanto el ABC de la comunicación canina. Es el nivel más bajo en la comunicación y por tanto lo que más utilizan, y es que lo hacen CONSTANTEMENTE. Es su lenguaje protocolario, la forma en que se saludan, se indican sus buenas intenciones, evitan conflictos, disipan tensiones… siempre están ahí. Y desgraciadamente es algo MUY DESCONOCIDO para muchas personas que viven acompañadas de un perro. He aquí el problema.

¿Y cuáles son estas señales de calma? Los perros usan hasta unas 30 señales diferentes. Las más comunes son realizar pequeños lamidos de trufa, mirar hacia otro lado, bostezar, olisquear el suelo, moverse lentamente, sentarse o dar la espalda, moverse describiendo círculos, etc. Hay un verdadero repertorio de comunicación a este nivel. ¿Lo sabías? Si no es así, ¡mira todo lo que te estabas perdiendo!

¿Y qué ocurre cuando las señales de calma no son atendidas o no son suficientes para manejar la situación? Pues que el perro comenzará amostrar señales de más intensidad, dando muestras de estrés evidentes (para el que sabe qué mirar, claro) y pasando a un nivel más alto de emoción dentro de la comunicación. Siguiendo con el símil en personas, pasaríamos de hablar a ponernos a gritar. Estas son las señales de amenaza.

Diferentes señales en comunicación canina

Avance de las señales en comunicación canina

Las señales de amenaza

Las señales de amenaza suelen ser más conocidas por todo el mundo: hablamos de gruñidos, enseñar los dientes levantando el belfo, arrugar el morro… todo este repertorio de señales.

Aunque este tipo de lenguaje es bien conocido por todos, se suele cometer un error bastante frecuente: castigarlas. Es decir: el perro gruñe, le castigo; el perro enseña los dientes, le castigo… y así sistemáticamente (cambia la palabra “castigo” por grito, tirón de correa, le doy un capón, etc…). Esto es totalmente erróneo e inadecuado ya que las señales de amenaza siguen siendo comunicación, es decir que tienen por objetivo precisamente evitar un conflicto mayor. En el ejemplo de antes, cuando comienzas a gritar a esa otra persona realmente tu intención sigue siendo NO llegar a la agresión, algo que lógicamente solo llega a aparecer en caso muy extremos.

Además, como te hemos explicado antes, este nivel de comunicación suele aparecer cuando las señales de calma, más sutiles, no han surgido efecto… si te das cuenta, además de no entender lo que nos dicen, le castigamos por explicarse de una forma que sí entendemos. Castigar este tipo de comunicación puede tener graves consecuencias, pero esto te lo explicaremos en otro artículo para no alargarnos demasiado en este.

¿Te gustaría aprender más sobre comunicación canina?

Como ves, hay mucho que aprender sobre comunicación canina. Hemos detectado que la mayoría de alumnos que han visitado nuestro centro tienen carencias en este sentido, y todos han experimentado el cambio tan impresionante que supone pasar a entender a su perro. Para ayudarles decidimos crear un Curso sobre Comunicación Canina, así de forma paralela a las clases con el perro podrían aprender todo lo necesario sobre este tema.

Ese curso lo tienes disponible en esta web, en la sección de cursos online. Nos gustaría que te parases a pensar un momento si crees que necesitas realizarlo. Tenemos que decirte que si sigues pegado a la pantalla y has leído hasta aquí es que realmente el tema te importa. Quizá ya tengas formación y experiencia suficiente, pero si no es así, te aseguramos que será una inversión de la que no te arrepentirás.

La comunicación canina es un tema que es muy importante conocer, especialmente en situaciones como las que te hemos explicado en este texto. En próximos artículos volveremos a hablar de este tema, si quieres que te enviemos directamente los artículos en PDF a tu email solo tienes que suscribirte a nuestro newsletter.

Y recuerda que estamos disponibles para resolver cualquier duda que tengas, ya sabes que nos puedes contactar aquí.

Un saludo.

2017-09-06T11:55:37+00:00 03/02/17|Educación canina, Perros|0 Comments

Leave A Comment