Cómo evitar mordeduras a niños

>, Perros>Cómo evitar mordeduras a niños
  • Entender al perro evitar mordeduras a niños

Cómo evitar mordeduras a niños

Últimamente han visto la luz varios estudios que muestran algo que, si bien no resulta nuevo para los que nos dedicamos a la educación canina, confirma un temor con cifras y datos que dan que pensar. Los perros muerden, posiblemente más de lo que nos imaginamos…. y no, no estamos hablando de perros callejeros ni perros con problemas de agresividad… hablamos de NUESTRO perro, que vive y comparte la vida con nosotros a diario. En este artículo vamos a analizar este tema y a ofrecer alguna solución que puede ayudarte a evitar mordeduras a niños y prevenir situaciones de riesgo.

Lo primero que debemos tener claro es que todo perro puede llegar a morder en algún momento (digamos que tiene ese potencial), pero no por ello debemos considerarlo “malo” ni “agresivo”… Simplemente, si se dan una serie de circunstancias concretas el perro puede llegar a reaccionar con una mala respuesta si no le dejamos más remedio.

Podríamos establecer un paralelismo a modo de ejemplo ilustrativo con las personas: en un momento dado, con mucho estrés y mucha presión encima, una persona puede explotar y reaccionar con un grito, un mal gesto, un empujón o una conducta incluso más agresiva. Y quizá solo sea un hecho totalmente puntual en la vida de esta persona, que “simplemente” por muchas cuestiones acumuladas, explota. Nos puede pasar a todos, y no por ello debemos considerarnos personas agresivas.

Otra cosa que tenemos que tener clara es que por norma general, todos los perros tratarán de evitar un conflicto por todos los medios que tengan a su alcance, ya que son animales sociales. Cuando sus opciones se agoten y no encuentren salida es cuando puede llegar a darse una agresión. Nuestro deber como personas que convivimos con perros es ser capaces de entender esos avisos previos para apoyar a nuestro perro y evitar que aparezcan problemas. Nos referimos concretamente a que debemos entender las señales de calma y el lenguaje corporal de tu perro, algo que TODA PERSONA que convive con perros debería conocer, como ya te contamos en este otro artículo.

¿Qué dicen los estudios y estadísticas sobre mordeduras de perros a niños?

Veamos algunos de los estudios más recientes al respecto.

El Centro para la Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC de sus siglas en inglés) ha calculado que en ese país se producen al año unos 4 millones y medio de mordeduras, siendo los niños pequeños y los hombres los que más sufren estos incidentes según las estadísticas.

¿Cómo puede ser esto posible? La razón es que más de la mitad de esos incidentes se producen en casa, con los perros de casa. Nuestros propios perros.

Otro estudio llamado “Stop de 77” afirma que el 77% de los mordiscos a niños se producen por parte de perros conocidos, ya sea de la familia o de amigos. En su campaña han ilustrado esto con un vídeo muy bueno, aunque de momento solo está disponible en inglés:

[/fusion_youtube]

 

¿Por qué son los perros “conocidos” los que más incidentes presentan?

¿Es que acaso convivimos con perros agresivos? ¿Tantos problemas tienen nuestros perros? No va por ahí el asunto. El problema es nuestro, de las personas.

Para entender mejor esto acudamos a otro estudio que ha aparecido recientemente. La Universidad de Ankara ha realizado un estudio cuyo título podría traducirse como: “Habilidad de los adultos para interpretar el lenguaje canino durante una interacción entre perros y niños“.

Es lógico que un niño pequeño no tenga la capacidad de interpretar correctamente el lenguaje corporal canino y por lo tanto le cueste percibir cuando existe riesgo de mordedura (si el perro gruñe o enseña sus dientes, por ejemplo). Pero lo sorprendente de este estudio es que concluye que los adultos normalmente entienden de forma errónea el lenguaje de sus perros, creyendo que están relajados cuando en realidad están tensos, incómodos y estresados.

Está claro que eso es un problema.

El estudio además ha demostrado que existe una relación directa entre las personas que no tienen conocimientos básicos en comunicación canina y las que evalúan de forma errónea el estado del perro, pensando que está más tranquilo de lo que reamente está.

Descarga aquí este ebook gratuito y descubre las 8 razones más comunes por las que los perros de familia pueden morder a los niños.

Ebook Guía para evitar mordeduras a niños
* obligatorio

Tendemos a ignorar y castigar la comunicación del perro de forma sistemática

La idea de fondo que arrojan todos estos estudios es que la mayoría de personas con perro (adultos y niños) no tienen capacidad de entender el lenguaje de su perro o tienden a confundirlo. Esto se da principalmente al hablar de señales de calma, que es el nivel de comunicación más básico que los perros usan ya que es su forma de expresarse “educadamente y con respeto“, su forma cordial de interaccionar.

¿Qué ocurre si el perro se expresa mediante estas señales de calma pero no encuentra a nadie que “escuche“? Buscará otra estrategia… si hablas y nadie responde, posiblemente subirás el tono hasta gritar, y eso es exactamente lo que hacen los perros. En su lenguaje, estos “gritos” son gruñidos, enseñar los dientes, marcar, etc.

Está claro que el perro simplemente intenta comunicarse y realmente quiere disipar una situación de conflicto, pero en numerosas ocasiones cuando llegan a este nivel de intensidad la situación se vuelve más problemática todavía… ya que no es extraño que reciban un castigo por haberlo hecho (ya sea un “cchsssss!!!”, un cachete o un tirón de correa).

Esto es un problema. No solo ignoramos su solicitud “amable” de comunicarse con nosotros sino que les castigamos cuanto alzan la voz.

Castigar estas acciones efectivamente puede hacer que el perro deje de gruñir y enseñar los dientes, pero en absoluto eso quiere decir que el perro se esté calmando (aunque así lo creamos, como muestran los estudios antes citados). Lo que ocurre es que vamos a hacer del perro una olla a presión cada vez más cerca de explotar, y cuando lo haga, morderá (quizá) a alguien.

Castigar la comunicación del perro hace que no pueda expresar su inconformidad con lo que está pasando (una mala interacción de la persona o del niño hacia el perro, por ejemplo), pero no elimina la incomodidad en sí. Lo que va a pasar a la larga es que el perro tratará de aguantar estoicamente hasta el punto que pueda, y sobrepasado ese umbral es posible que muerda sin realizar ningún aviso previo. ¿Se entiende la lógica?

Situación: catástrofe. Tenemos un perro que muerde sin avisar y que ya ha cometido el error que morder a un niño en casa. Todos sabemos cómo termina la historia…

Cómo solucionar esto

La solución realmente es sencilla: entender y atender la comunicación del perro, lo que pasa inevitablemente por la educación:

  • Educación de todo propietario/a de perro para que entienda en todo momento lo que su perro está mostrando, sus emociones, intenciones, etc.
  • Educación a los niños en el manejo adecuado del animal, qué puede hacer con él y qué no debe hacer con él.

Los perros son unos animales maravillosos, pueden darte amor incondicional de por vida y pueden ser unos compañeros irremplazables para los niños. Si pudiésemos dar voz a nuestros perros para que cambiaran algo de las personas, apostamos a que sería que cambiásemos nuestra forma de interaccionar con ellos (cómo les entendemos y cómo les respondemos). Esto, sin duda, es clave para evitar mordeduras a niños.

Aprender a entenderles es algo irrisorio en comparación con lo que ellos hacen por nosotros a lo largo de su vida. Un perro entendido y atendido en sus necesidades será un perro pleno y feliz dentro de una familia durante toda su vida, es lo mínimo que podemos hacer por ellos, ¿no crees?

Si te ha gustado el artículo, comparte o comenta. Además, si te suscribes a nuestro newsletter recibirás los artículos que publiquemos directamente en tu email. Y para cualquier cosa, ya sabes que puedes contactar con nosotros.

2017-09-24T14:33:21+00:00 19/06/17|Educación canina, Perros|3 Comments

3 Comments

  1. carla 21/10/2017 at 11:19 am - Reply

    Buenas mi cachorro tiene 7 meses y les muerde a mis hijos y marido ,bueno les muerde a jugar o eso creo pues es después de comer cuando estamos todos en el salon y no le hacemos caso el problema biene cuando le riñen entonces se enfada y les sigue mordiendo y le ladra a mi no me lo hace jijona y si yo estoy con ellos tampoco, alguna sugerencia?

    • Ágora Animal 21/10/2017 at 11:41 am - Reply

      Hola Carla.
      Es normal que los perros jóvenes muerdan jugando o demandando algo de atención. Lo importante es que entendais porqué lo hace y especialmente cómo manejar la situación, porque reñir o castigar no es la solución. Te recomiendo que te descargues nuestra guía “Por qué los perros muerden a los niños”, la tienes disponible en este mismo artículo un poco más arriba. En ella te explicamos en detalle cuales son las principales razones por la que los perros pueden morder y te damos consejos para manejar correctamente la situación, algo muy importante cuando hay niños en casa. Seguro te resulta muy útil.
      Un saludo.

  2. carla 23/10/2017 at 9:47 pm - Reply

    Gracias

Leave A Comment