36 ideas para entretener a tu perro en casa

>>36 ideas para entretener a tu perro en casa
  • Ideas para entretener a tu perro en casa

36 ideas para entretener a tu perro en casa

¿Crees que tu perro se aburre? ¿Buscas ayuda para poder dejar a tu perro solo en casa? ¿No sabes qué hacer y necesitas ideas fáciles de poner en práctica? Entonces no puedes perderte este artículo donde te ofrecemos una buena lista de cosas que puedes hacer para entretener a tu perro en casa.

La idea de fondo es sencilla: si no damos a nuestros perros algo que hacer ellos se buscarán algo por su cuenta. Casi con toda probabilidad eso implicará que algo sea mordido, se rompa o cosas similares, ya que los perros aburridos tienden a destrozar cosas en casa, ya sea mordiendo, arañando, etc.

La razón por la que responden así tiene un origen evolutivo: la mayoría de razas de perros fueron creadas para trabajar con las personas, con toda la actividad y estimulación que ello supone. A día de hoy casi todos los perros se dedican “sólo” a hacernos compañía, por lo que tenemos la obligación de darles “algo que hacer” para saciar su exceso de energía, tanto física como mental.

No te preocupes si no tienes demasiado tiempo para salir o si afuera está lloviendo. Dentro de casa podemos ofrecer un montón de actividades a nuestros compañeros caninos y con recursos que están totalmente a nuestro alcance. Y lo más importante, sin destrozar la casa.

Un perro aburrido puede desarrollar múltiples problemas de comportamiento

En este artículo te ofrecemos una larga lista de ideas para que tomes las que mejor se adaptan a ti y a tu perro, desde divertidos juegos para ti y tu compañero hasta trucos fáciles para dejar a tu cachorro nuevo solo en casa. Manten a tu perro física y mentalmente activo… también dentro de casa!

1 – ¿En qué mano tengo el saltamontes?

Sencillo juego que seguro hemos practicado de niños. Simplemente toma un premio y colocalo en una de tus manos fuera de la vista del perro. Después coloca ambas a la vez frente al perro y permitele que elija. Si olfatea o toca con la pata la mano correcta, abre tu mano y dale el premio. Si no acierta a la primera, no pasa nada, vuelve a intentarlo de nuevo.

Los juegos de nariz son geniales para ellos, ya que estimulan su sentido natural del olfato y es un buen trabajo mental. Aquí te dejamos una pequeña muestra.

2 – Los trileros

Otro juego de estimulación olfativa. Utiliza 3 copas, vasos, recipientes de yogur o similar (lo que usamos en el vídeo son moldes para hacer gelatinas), coloca un premio bajo una de ellas y permite al perro que acierte. Puedes esperar y no descubrir el premio de primeras para ver si tu perro te “ofrece” algun tipo de respuesta, como que se tumbe o que toque con la patita. Si justo en ese momento descubres el premio podrás enseñarle a señalar la opción correcta. Aquí va un pequeño vídeo.

Una vez que aprenda bien las reglas del juego puedes comenzar a mover los triles para que pierda la referencia visual y tenga que trabajar con la nariz.

3 – El escondite

Este es un juego estupendo para realizar con cachorritos tanto dentro como fuera de casa. Puedes dejarle en “quieto” si ya sabe o simplemente distraerle mientras te escondes. Después llámale una sola vez y espera. Si hace falta, vuelve a llamar para evitar que se frustre si no te encuentra a la primera, pero permite que avance y que cada vez lo haga mejor. Además de pasar un buen rato estaremos reforzando la llamada, algo muy importante.

4 – Encuentra los premios

Sencillo juego: esconde algunos premios en diferentes puntos de la habitación (puntos donde no te importe que el perro busque). Pide que se quede quieto mientras lo haces o si no es posible que espere fuera de la habitación. Comienza con 3 o 4 puntos sencillos de encontrar y cuando el perro resuelva fácilmente de forma progresiva ve abriendo habitaciones y colocando más puntos a lo largo de la casa.

Para hacerlo más complicado puedes colocar los premios a diferentes alturas (es decir, no todos sobre el suelo). Cualquier lugar es válido: esquinas, junto a patas de muebles, alturas que estén al alcance del perro como una estantería o un pequeño cajón, etc. En definitiva cualquier sitio que implique que el perro tenga que usar la nariz (y no la vista).

5 – Trae mis zapatillas

Como te decíamos, los perros adoran tener una tarea que hacer y realizarla satisfactoriamente. Por lo tanto, puedes enseñarle nombres de objetos de casa con los que no te importe que interaccione, como por ejemplo unas zapatillas de estar en casa, y pídele que te las traiga. Además de estimular a tu perro podrás impresionar a las visitas que tengas.

6 – Usa un Kong relleno

Kong es una marca muy conocida de juguetes de calidad. Si quieres que tu perro esté un buen rato entretenido puedes utilizar un juguete relleno con algo de comida muy apetecible, ya sean premios o algún tipo de pasta untable (queso de untar o paté). Las posibilidades que ofrecen estos juguetes son muchas. En este otro artículo te contamos 36 ideas saludables para rellenar el kong.

Aunque Kong es la marca posiblemente más conocida, desde luego no es la única. Aquí os dejamos un pequeño vídeo en el que los perros están jugando con el “ovni“. Tener varios juguetes nos ayuda a cambiar el nivel de dificultad para que nuestros perros no se aburran.

7 – Enseña a tu perro los nombres de sus juguetes

¿Has odio hablar de Chaser? Es un border collie que diferencia más de 1000 objetos que puede traerte solo con decir su nombre. Llegar a eso es muy complicado, pero sí podemos enseñar unos pocos a nuestros perros.

Empieza jugando sólo con un objeto diciendo su nombre mientras lo haces. Con tiempo y práctica tu perro terminará asociando esa palabra a ese objeto. Cuando creas que lo ha aprendido, puedes testarlo diciendo su nombre y vendo si tu perro es capaz de identificar el objeto y traerlo para jugar. Cuando lo tengas, ve a por el siguiente!

8 – Busca! Busca!

Una vez que tu perro tenga unos cuantos nombres de objetos aprendidos lo podemos enlazar con la señal “busca”. Junta varios objetos en una misma zona y pídele que encuentre entre todos el objeto que le has enseñado. Recuerda que es importante mantener la idea de juego en estos ejercicios. Por lo tanto cuando lo haga premiale con un buen rato de diversión o algunos premios. Esta pequeña actividad es un gran desafío mental para el perro.

9 – Entrena ejercicios básicos

¿Sabe tu perro ejercicios básicos como sentarse o tumbarse? ¿Tiene una buena respuesta a la llamada? Todos los perros deberían saber hacer estos ejercicos y refrescarlos de vez en cuando es una buena idea, ¿por qué no dentro de casa?

¿Tu perro se aburre en casa?

¿Tu perro se aburre en casa?

10 – Enseñale algún truco

Puedes ser enseñar al perro a que pase entre tus piernas, que salte por un aro, que salude con una pata o con las dos, etc… Siempre hay cosas nuevas que podemos enseñar a nuestro perro de forma divertida. Incluso cuando ya sepa varios trucos puedes echarle imaginacion y combinarlos para crear ejercicios más complejos y divertidos.

11 – Enseña a tu perro a trabajar con clicker

Si no tienes un clicker en tus manos, estás tardando. Es una herramienta fantástica para trabajar con ellos y mejorar su precision y velocidad de aprendizaje en la enseñanza de ejercicios.

12 – Juega a tirar y soltar

Los juegos de morder, tirar y soltar son muy exigentes para los perros, tanto física como mentalmente. Además, puedes hacerlo de tal forma que encaje dentro de casa sin riesgo de destrozar el mobiliario. Asegurate de que el perro tiene una buena respuesta cuando de pidas que “deje” o “suelte” para que el juego sea agradable y divertido, y no una lucha sin ley.

Existe una leyenda urbana que dice que este tipo de juego puede hacer a tu perro agresivo que en absoluto es cierta. Es una simple forma de ejercitar a tu perro en base a una serie de reglas muy claras para ambos: muerde a la orden, suelta a la orden, y a veces gana y se lleva el juguete. Y para muestra, este pequeño vídeo.

13 – Enseña al perro a recojer sus juguetes

Si guardas los juguetes del perro en una caja o cubo, puedes enseñarle a que los recoja él mismo. Si tu perro ya responde a la orden “suelta”, es un ejercicio sencillo de enseñar: pídele que coja un juguete y que te lo traiga mientras estás justo frente a la caja (con ella entre los pies). Entonces pídele que suelte y el juguete caerá dentro. Con premios y repeticiones el perro aprenderá qué tiene que hacer, hasta que sea capaz de recojer los juguetes por sí mismo, como nuestro amigo Teo.

14 – Hazte con algún juego interactivo tipo puzzle

Estos juegos para perros les ofrecen una gran estimulación mental. Hay muchísimos juegos de este tipo en el mercado. También puedes buscar muchos vídeos que explican cómo puedes fabricarte tu mismo juguetes interactivos de buena calidad.

15 – Hazle “trabajar” un poco por la comida

Nos gusta dar a los perros muchas comodidades: una cama confortable, mucha atención, comida siempre disponible, etc. Pero dependiendo del perro y de la raza, como ya hemos comentado, muchos necesitan tener actividad ya que están predispuestos al trabajo. Una de las mejores formas de satisfacer este instinto es hacer que los perros “trabajen” para conseguir su comida. No es necesario que sean trabajos forzados ni mucho menos, simplemente puedes pedire que realice unos cuantos trucos antes de servirle la cena, o puedes darle su ración diaria dentro de un juguete dispensador para que tenga que “esforzarse” para conseguirla.

16 – Juega a juegos de coger

Podemos realizar juegos dentro de casa fácilmente, pero quizá haya limitaciones a tener en cuenta… como por ejemplo si vives en un piso de 30 metros cuadrados y tienes un perro de 45 kilos. En todo caso, te explicamos cómo puedes hacerlo. Las zonas de escaleras o salas de estar son las mejores opciones para jugar tranquilamente con una pelota, ya sea dejandola caer o escondiéndola en algún rincón para que el perro la encuentre y la traiga. Precaución si hay objetos frágiles por la sala, eso sí.

17 – El arte del masaje canino

Aprender como dar un buen masaje a tu perro es muy enriquecedor para ambos, persona y perro. Un buen masaje puede ayudar a tranquilizar y relajar al perro. Incorporar esta actividad dentro de la rutina diaria puede ser una gran idea. Así lo ayudaremos a que reduzca ansiedad, evitaremos que acumule estrés en exceso y fortaleceremos nuestro vínculo con el perro.

18 – Practica ejercicios de moldeado libre

El moldeado libre es una de las formas más divertidas de entrenar con clicker. Para que te hagas una idea de qué va el asunto, te dejamos un vídeo basado en un artículo que circula por la red: 101 ejercicios que puedes hacer con una caja. Eso es, todo lo que necesitas es una caja y un clicker.

El principio básico de esta técnica es tratar de motivar al perro para que haga cosas nuevas por si mismo, de forma que sea él quien tome las decisiones, mejorando así su flexibilidad mental y física y su proactividad. Comienza colocando la caja en el suelo y sin dar más pistas a tu perro, permítele que investigue y decida que hacer, verás como puede sorprenderte.

19 – Sesiones de cepillado

Una sesión de cepillado quizá no sea tan excitante como perseguir una pelota para tu perro, pero es algo necesario que hay que hacer de vez en cuando así que, hagámoslo agradable. A algunos les gusta ya de por sí, pero quizá tengamos un perro al que no le hace mucha gracia. En estos casos, deberemos trabajarlo de forma suave y tranquila, incorporando premios apetitosos para que el perro relacione el cepillado con algo bueno. Trabajando regularmente en base a esto podremos convertir el cepillado en una experiencia gratificante para el perro.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe artículos directamente en tu email:



20 – Juega a llamar a tu perro

Sí, podemos trabajar la llamada de forma divertida y dentro de casa. Entre dos personas es muy sencillo: cada persona permanecerá o se sentará en un rincón de una habitación o en un extremo de un pasillo (las distancias dependerán de dónde vivamos y el tamaño del perro). Cada persona tiene premios, así que simplemente por turnos podemos llamar al perro y premiarle cuando el venga, con chuches y con caricias.

21 – Crea un circuito de obstáculos indoor

Es sencillo: haz que tu perro realice saltos sobre vayas hechas con toallas, haz posiciones sobre una sábana, crea un slalom con sillas… ¡imaginación al poder! Inicialmente enseñale los diferentes obsatulos de uno en uno. Cuando ya sepa qué tiene que hacer puedes irlos enlazando para crear un pequeño circuito.

22 – ¡Pompas!

Para algunos perros las pompas resultan algo fascinante. ¿Sabías que venden pomperos exclusivos para perros? Si tienes uno, genial, si no es el caso, no te preocupes. Todos los productos de este tipo aptos para niños son no tóxicos. Además, si también tienes un “cachorro humano” en casa, puedes matar dos pájaros de un tiro! 😀

Un juego rápido de 5 minutos cazando pompas va a estimular un montón a tu perro, dejándolo cansado y feliz.

23 – Rotación de juguetes

Hay estudios que indican que los perros se aburren de sus juguetes viejos. Por lo tanto, podemos comprar nuevos juguetes cada vez que se aburra… o podemos rotar los que ya tiene. No ofrezcas todos los juguetes siempre a tu perro, dejale 2 o 3 a disposición y el resto los mantenemos guardados, así cada día podremos rotar algún juguete. Aunque sean viejos al aparecer tras un tiempo volverán a generar entusiasmo en el perro.

Además puedes reservar algunos juguetes especiales con los que tú vas a jugar. Es decir, no es solo una cuerda que le dejamos a disposición, sino que es la cuerda con la que jugamos a morder. Esto hará que ese juguete concreto tenga un alto valor para el perro, produciéndo mucho entusiasmo. Si tiene un jueguete viejo que no le interesa… conviértele en el juguete de jugar juntos!

24 – Haz una fiesta de perros

Seguro que tu perro tiene una buena panda de amigos, ¿por qué no invitarlos para jugar un rato? Es un placer verlos jugar entre ellos. Además esto te asegurará un perro muy feliz y cansado al final del día. Esta claro que no es lo mismo un grupo de bichones que un grupo se mastines… hay que relativizar con esto. Pero si tienes varios perros similares que pueden entretenerse juntos, para ellos será muy enriquecedor.

25 – Desempolva esos viejos truquitos

Al igual que nosotros, los perros necesitan un recordatorio de vez en cuando de todas aquellas cosas que les hemos enseñado pero que normalmente no hacen. Seguro que has enseñado a tu perro a dar la pata o a hacer la croqueta…¿Hace cuanto que no lo practicais? Si no sabrías decir la fecha con exactitud, es momento de volver a coger el clicker y unos premios.

26 – Enseña al perro la habilidad de “vete a….”

¿Sabría tu perro ir al transportin o a su cama si se lo pides? No es algo complicado y además es bastante útil si tienes invitados en casa, por ejemplo. Incluso puedes trabajar el ejercicio mientras haces la comida y ofrecerle siempre estar en el mismo punto. Esto último puede llegar a convertirse en un hábito para él y en algo muy cómodo para nosotros. Todos sabemos lo que es cocinar con un perro en la cocina: se tumban justo bajo los fuegos (con el riesgo que tiene para ellos), tenemos que andar con mil ojos para no pisarles, saltan sobre cualquier cosa que se nos caiga al suelo… y qué me decis de ese pelillo que solemos encontrar de vez en cuando en nuestro plato? 🙂

27 – Enseña a tu perro a llevar su propia correa

Puedes enseñar al perro a traer su propia correa para salir de paseo, así en lugar de estar nervioso en la puerta mientras te preparas le das una distracción. También aprenden a llevar la correa mientras la llevan puesta, lo cual es bastante gracioso.

28 – Enseña al perro a encender y apagar una luz

Como actividad está muy bien y además tiene el añadido de la utilidad, ya que podrás pedir a tu perro que encienda la luz cuando se te hace de noche y sigues sentado a la mesa (sí, o tirado en el sofá). Para empezar a trabajar lo ideal es tene trabajado un buen “toca” del perro, algo fácil de enseñar con clicker y piendo al perro que toque nuestra mano. Despúes lo podemos trasladar a cualquier objeto para que “toque”, en el caso de un interruptor, hasta que suene y encienda o apague. Si tienes un perro pequeño y te apetece, puedes habilitar algunos objetos a modo de escalera o rampa para que pueda hacer esto. Ojo, si quieres evitar alguna marca o mancha en la pared, olvidate de este truco ya que los perros van a apoyar sus patas para llegar al interruptor.

29 – Realiza ejercicios de control de impulso

Los perros son en cierta manera como niños: quieren algo y lo quieren ya, ya sea su juguete, la comida, etc. Todos los ejercicios que tratan de fomentar ese “aguante” o control frente al impulso interno del perro es lo que llamamos “control de impulsos”: desde enseñar a un cachorro a que no muerda las cosas hasta enseñar a un adulto la orden de “quieto”. Tener un buen control de impulso puede mantener a nuestros perros seguros y fuera de peligro, evitando por ejemplo que salgan corriendo detrás de un gato y crucen una carretera. Los ejercicios más básicos de control de impulsos son las señales del tipo “deja”, “quieto”, “suelta”, etc. Pon a prueba el control de tu perro.

El aburrimiento puede ser causa de problemas en casa

El aburrimiento puede ser causa de problemas en casa

30 – Cocina algún tipo de premio casero

Puede que el perro no participe activamente en la elaboración, pero sin duda estará muy expectante de lo que estás haciendo. En lugar de comprar premios puedes intentar elaborar los tuyos propios, sanos, saludables y ricos. Así sabremos qué come exactamente nuestro perro cuando entrenamos, ¿no es genial?

31 – ¿Qué tal unos premios congelados?

Puedes congelar premios tanto caseros como comprados dentro de cubitos de hielo, o directamente hacer cubitos de comida húmeda. De igual forma, un kong relleno de premios y congelado puede ofrecer una larga distraccion a nuestros perros. El formato congelado ayuda a refrescar e hidratar a nuestros animales en momentos de calor y además les mantiene ocupados por un buen rato.

32 – Enseña a tu perro a pedir por favor

Si tu perro es de los que se sube continuamente para pedirte cosas o directamente intenta robártelas de la mano, debes realizar este ejercicio. La clave es enseñar al perro que lo que tiene que hacer para acceder al premio es sentarse (no subir ni saltar, esto es lo que llamamos una conducta alternativa). Primero trabájalo contigo y después pide ayuda a algunos amigos. Con el tiempo el perro se sentará delante de todo aquel del que desee atención y así evitaremos que se suba constantemente a la gente.

33 – Trabaja la relajación

Esto es algo muy importante en los perros y que normalmente pasamos por alto. Después de un poco de entrenamiento o actividad, no hay nada mejor que un poco de relax. Antes de que el perro se vaya a dormir podemos realizar un breve ejercicio basado en caricias suaves y un masaje relajante. Así ayudaremos activamente a nuestro perro a conseguir un estado de calma o incluso a dormirse mas rápidamente.

34 – Ofrece a tu perro una buena vista

Seguro que has visto muchas veces algún perro asomado por una ventana o un escaparate. Y es que les gusta saber qué está pasando fuera, ya sera mirando a través de ventanas o en balcones. Por supuesto, se debe tener la zona asegurada y mucho ojo con dejar ventanas abiertas si tenemos gatos en casa.

35 – Haz una “caña de pescar”

Esto es, un palo de un metro aproximadamente con una cuerda atada en un lado y al extremo contrario de la cuerda colocamos un juguete atractivo para que el perro salte y corra trás él. Esto puede ir muy bien para perros muy energéticos, pero debemos usarlo con precaución ya que los perros van a saltar mucho, lo que puede resultar una actividad dura para sus articulaciones. Por lo tanto, jugar en sesiones cortitas y no realizar con perros mayores ni menores de 1 año como mínimo, o perros que tengan algún problema articular.

36 – Crea tu mismo un puzzle con moldes de magdalenas

Si tienes un molde de este tipo y unas pelotas de tenis, ya tienes un puzle para perros 🙂 Puedes esconder inicialmente comida en todos los huecos para después ir reduciendo a solo alguno, o incluso convinar diferentes premios para ver qué es lo que primero busca tu perro.

¿Necesitas más? Aquí van algunas ideas extras para que puedas hacer fuera de casa.

37 – Cambia la rutina de los paseos

Los paseos son muy necesarios pero hacerlos de forma rutinaria y repetitiva tampoco es una gran idea. De vez en cuando puedes cambiar de ruta, ve por otras calles, otros caminos, etc. Habrá otros estímulos muy enriquecedores para tu perro, especialmente olores diferentes de otros animales que no conoce… Pasear y ofrecerle esta oportunidad de estimulación con diferentes rutas es muy enriquecedor.

38 – Crea su propia caja para hacer hoyos

Si tu perro es de los que hace agujeros puedes hacerle su propio espacio para ello.

Con un par de palés puedes hacer algo parecido a esto para así poder colocar a proposito todas esas cosas que hacen que tu perro haga su propia redecoración del jardín. Puedes esconder incluso alguno de sus juguetes para que le busque.

39 – Presenta al perro nueva gente y nuevos lugares

Esto es algo fundamental al hablar de la socialización de los perros, no solo para los cachorros sino también para nuestros abueletes. Normalmente cuando comienzan a ser mayores puede ser que dejemos de llevarles a lugares en los que nunca ha estado, perdiendo así ese enriquecimiento y estimulación. Ayudar y mantener unos buenos habitos de socialización con nuestros perros es fundamental.

40 – Al agua patos

¿Tienes jardin? Pon una piscina, y si no lo tienes pues organiza una excursión al lago o río más cercano. Muchos perros adoran el agua y en temporadas de calor desfrutan enormemente corriendo, saltando y chapoteando. Además, si tu perro es un buen nadador puedes aprovecharlo, ya que es un ejercicio con multitud de beneficios y muy apropiado para animales que tengan molestias articulares.

41 – ¿Te has planteado contratar un paseador?

Si tu perro pasa tiempos muy largos solo en casa, valora la opción de contratar a una persona para que lo pasee por tí. Quizá puedas contar también con algúm amigo o vecino para ello, lo que le ayudará en periodos largos. Un buen paseo y un poco de juego le vendrán muy bien a tu perro.

Esperamos que este artículo te ofrezca una buena lista de ideas que puedas usar. Si aun así tienes dudas no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte.

Y si quieres recibir más artículos útiles como éste directamente en tu email, solo tienes que suscribirte a nuestro newsletter, solo enviamos cosas interesantes 😉

2017-10-03T17:50:10+00:00 14/09/16|Perros|1 Comment

One Comment

  1. […] te hablamos en este otro artículo, los perros llevan mal esto de aburrirse… Los perros necesitan trabajar, dedicar su energía […]

Leave A Comment

¡ÚLTIMO DÍA de Black Friday! Envío gratis en nuestra tienda usando cupon BLACK17. Descartar